Aprendiendo de Stirling

Lección sobre dibujos de arquitectura

 

Aprendiendo de Stirling. Lección sobre dibujos de arquitectura

Desde sus inicios comerciales en los años ´80 y hasta el día de hoy, el dibujo digital ha constituido un aporte significativo en la resolución de problemas en el campo de la arquitectura. Ha significado un salto cuantitativo y cualitativo en la concepción, el desarrollo y la representación del proyecto e incluso en sus actuales modos de producción.

Podrían llegar a ser incalculables las ganancias operativas obtenidas gracias a la incursión de la informática en nuestro campo: se logró una mayor precisión en el dibujo, nuevas y variadas maneras de trazar, de organizar la información, de desarrollar detalles e incluso la posibilidad de diseñar formas y espacios que serían prácticamente imposibles de construir sin la ayuda de este medio. Paradójicamente no estamos hablando de que haya mejorado en esencia la calidad de la arquitectura, pero sí de una notable evolución en los medios que ayudan a producirla.

Si bien, hoy nos movemos entre unas generaciones que se formaron en el dibujo a mano y utilizan la digitalización, quizá para precisar y afinar el proyecto, también existe un grupo cada vez mayor de nuevos profesionales que no concibe una manera distinta de proyectar sin el computador. Sin ánimos de emitir juicios de valor entre una u otra manera, a través del tiempo va quedando en evidencia que cada una de las herramientas tienen su momento durante el proceso y que la garantía de calidad radica en que el operador (proyectista) debe seguir pensando con la razón y los sentidos. Tal vez, valdría la pena preguntarnos ¿Cuáles han sido los aportes que nos han legado los medios tradicionales y qué nos ofrecen hoy los medios digitales? Esto necesariamente implica una revisión del pasado.

Sin embargo, no deja de preocupar el hecho que en muchas de las escuelas de arquitectura el dibujo sea visto más como un mecanismo de representación y no como una herramienta para la exploración y la maduración de las ideas. Tal es el caso de las asignaturas que enseñan dibujo y los talleres de proyectos de dichas escuelas. En las primeras pareciera entenderse que lo importante es dar a conocer la parte operativa por encima de la conceptual. Es decir, se enseñan procedimientos más que procesos. En los talleres de proyectos, en cambio, se asume que los estudiantes “deben” saber algo que realmente no se les enseña: concebir, desarrollar y representar su pensamiento y su personalidad mediante el dibujo. Significa esto que en la formación hay un vacío de conocimiento que al parecer nadie está cubriendo. Los profesores de los talleres de proyectos exigen y asumen que los estudiantes deben saber dibujar (que no es saber trazar o transcribir planos), los profesores de dibujo se limitan a dar a conocer los instrumentos y aplicar un procedimiento y finalmente los estudiantes tampoco van más allá por interés propio y por desconocimiento ¿Quién se ocupa entonces del diseño y la concepción del dibujo? Hasta donde sabemos, los dibujos no son más que la manera de mostrar el proyecto, las ideas, pero además es necesario saber que se pueden diseñar. Con esto nos referimos no a “levantar” la información planímétrica básica sino a estudiar y proponer un discurso y una manera específica de comunicar el proyecto, aprovechando las nuevas herramientas y medios de representación.

Parece que el abandono de este “lugar” del proceso de proyecto se ha ido incrementado, seguramente no se trata de una condición local ni de una sola asignatura, escuela, universidad o país sino que enfrentar el proyecto desde “lo rutinario, lo que gusta y lo que se hace” está bastante más generalizado de lo que se puede imaginar. Posiblemente los esfuerzos también se estén centrando más en el uso del computador para lograr efectos y no tanto profundidades sobre los contenidos.

A manera de referencia, sobre el pensamiento y la exploración mediante el dibujo, hemos recopilado una serie realizada por el arquitecto británico James Stirling y sus socios entre 1951-1982. Se trata de dibujos de proyecto que pretenden mostrar unas intenciones y maneras de ver mediante una gráfica realizada a mano y de caligrafía particular. Espero la disfruten y logre aportar algo a nuestra inquietud.