Casa Calena

Ubicación Colinas de Bello Monte, Caracas.
Arquitectura Anabella Pérez / Víctor Sánchez Taffur
Colaboración Dinorath Puello / Irenka Lozada
Año de proyecto 2014
Año de construcción 2015
Ingenierías Loft 711 / Samuel Torres
Supervisión de Arquitectura STA
Proyecto de paisajismo Arquitectura CCS
Proyecto de Iluminación STA
Superficie de terreno 178 mt2
Superficie construida 203 mt2
Maqueta estudio Karen Mata
Maqueta final Katiuska de Sousa / Alejandro Dávila
Fotografía Saúl Yuncoxar


Casa Calena es un ejercicio de arquitectura en el cual una reforma interior, y una exigencia de ampliación, se han convertido en una oportunidad para dejar en evidencia una condición urbana y de trópico. El lote rectangular de la construcción existente ha sido aprovechado para establecer un nuevo esquema de orden y plantear unos límites particulares hacia sus dos únicas fachadas. Se ha pretendido que el trabajo sobre temas de la disciplina como la transparencia, la gravedad, la expresión del material, la fluidez y la continuidad espacial, así como la luz y el clima, haya podido quedar de manifiesto en esta intervención.

El contexto

Una hilera de viviendas apareadas han sido alteradas mediante sucesivas modificaciones por parte de sus diferentes propietarios. La parcela a intervenir se encuentra en el centro, mide 27,70 mts2 x 6,40 mts2,  y forma parte de un lote de casas agrupadas de forma escalonada. Curiosamente, la cara principal de la vivienda en cuestión es la única que no concordaba con los quiebres del perfil urbano sino que se alineaba con la casa vecina, rompiendo así el ritmo que tenían las fachadas de ambos lados. Frente a la solicitud de ampliación de la vivienda, hemos aprovechado esta situación particular para crecer siguiendo la inercia que sugerían los vecinos.

El objeto, el trópico y la luz

Para el objeto arquitectónico se ha propuesto una intervención contemporánea a través de formas reconocibles, sencillas y respetuosas con las trazas de lo existente. La operación se ha llevado a cabo entendiendo en primer término las condiciones de asoleamiento y ventilación a través de la fachada principal y posterior. En segundo lugar, rescatando las proporciones y la geometría originales de las construcciones vecinas inmediatas y, finalmente, atendiendo a la solicitud de un programa específico de usos. En un volumen con unas dimensiones de 15 mts (largo) x 6.40 mts (ancho) x 7.80 mts (alto en el frente), se han propuesto ampliar en cada extremo mediante unas “fachadas habitables”. Estos nuevos espacios, a su vez, protegen las aberturas de piso a techo que se plantean en los muros internos de la estructura original. Todas estas caras acristaladas están protegidas por diferentes elementos que controlan las visuales y permiten cerrar, cubrir y/o tamizar el sol. Se ha aprovechado esta doble piel como excusa para bajar la temperatura interior y a la vez generar unas atmósferas particulares que hagan honor a esos “espacios intermedios” que ofrecen balcones, terrazas, corredores, etc. muy característicos de ciertas edificaciones en nuestra geografía. La caja en forma de bloque blanco se abre en su fachada principal mediante un gran hueco superior, y dos inferiores de menor escala, que permiten generar aleros y paredes laterales que controlan la luz  y ofrecen distintas escalas. Esta misma cara, encontramos la celosía de aluminio que permite regular la iluminación, ventilar y controlar las vistas íntimas hacia las zonas de servicio y la habitación principal. La fachada posterior, en cambio, muestra el volumen blanco conteniendo en su primer plano -por la necesidad de intimidad y mayor protección solar- un cerramiento sólido que ofrece unas mínimas rendijas verticales a manera de parasoles. Debido a lo alargado y cerrado del volumen de la casa, se han trabajado varias perforaciones centrales en la cubierta para hacer llegar la luz natural hacia el centro. En ese nivel más alto, y buscando la conexión con el exterior, se proponen también el diseño de tragaluces para los baños y la escalera, estos moldean y filtran la luz que cae, generando ritmos y formas cambiantes que inciden notablemente en la atmósfera de los espacios interiores.

El orden y los límites

Se ha resuelto el programa de usos buscando un libre flujo espacial y visual tanto internamente como hacia el exterior. En lo horizontal, se propone un eje organizador del recorrido y de las funciones desde el acceso de la calle hasta el patio. En lo vertical, el funcionamiento se establece mediante una sección de arquitectura desarrollada en diferentes estratos y donde se aprecian las relaciones y conexiones entre los espacios. El nuevo orden de los elementos en las plantas, junto a la eliminación estratégica de la tabiquería transversal interna, ha permitido obtener además una ventilación cruzada y una iluminación natural con diferentes intensidades a lo largo del espacio y en cada planta de la vivienda. A parte de los confines de la caja de la vivienda, también se ha planteado el trabajo de otros dos límites pero esta vez de la parcela: el muro de fondo del patio y el frente de acceso desde la calle. El primero se resolvió mediante un telón de fondo vegetal diseñado por el estudio de paisajismo como un gran tapiz con diferentes tipos de vegetación, que además ofrece privacidad y una continuidad en vertical del patio-jardín. El otro límite importante para nosotros es el del acceso a la vivienda. Allí, se ha diseñado una pieza tridimensional que enmarque, genere una escala y denote claramente el paso del exterior al interior y viceversa, que construya un umbral. Esto no sólo pretende desdibujar la idea del cerramiento, en algunos casos hostil hacia la ciudad, sino que ofrece al peatón (y al observador) la participación activa en un acto cinético que tiene dos claros momentos mientras está cerrado o completamente plegado.

Los materiales

Las texturas, formas y contrastes que ofrecen los materiales empleados no se manifiestan únicamente al tacto sino también a la vista. El uso del friso grueso, la piedra, la madera maciza, los mosaicos, el vidrio, el hierro y el concreto, permiten constatar sin duda alguna la presencia física, sensual y corpórea de las formas en el espacio construido. En esta obra se ha buscado que el uso “sincero” de cada material -no como acabado decorativo de superficies sino como elemento constructivo a la vista- acompañe al habitante en una “promenade” que se inicie al momento de cruzar el umbral del acceso y luego desplazarse por todo los espacios de la vivienda. En esta obra, hemos tratado de no emplear materiales sofisticados, tampoco de complicada construcción, los elegidos son de calidad probada y sabemos que envejecen de manera digna. Se ha sacado el máximo partido al diseño con un alto nivel de detalle contando con lo mínimo necesario y lo esencial.


Croquis


Esquemas


 Maqueta


Renders


Planos


Fotos


Situación Original