Hotel Canaima

Ubicación Los Teques, Altos Mirandinos.
Arquitectura Víctor Sánchez Taffur
Colaboradores Anabella Pérez / Rómulo Cobos / Julio Kowalenko / Arianna Pinto.
Año de proyecto 2012
Año de construcción 2015
Ingenierías Grupo EOS
Supervisión de Arquitectura STA
Supervisión de obra Rómulo Cobos
Proyecto d Iluminación STA / Rómulo Cobos
Superficie construida 7.900 mt2
Modelos 3d y renders Anabella Pérez
Maqueta Karen Mata
Fotografía STA
Construcción Grupo EOS


 

El Hotel Canaima es un ejercicio de proyecto cuyo principal reto era transformar un lugar a partir de unas edificaciones existentes. Se partía de una construcción elemental y alargada en forma de “U”, cuyo crecimiento en el tiempo se dio a través de una serie de adiciones escalonadas, sin ningún tipo de criterio u ordenamiento formal-espacial sino meramente funcional. El encargo inició como una asesoría para elegir las tonalidades de pintura de fachadas de lo existente, sin embargo, en conversaciones posteriores con los propietarios se detectaron una serie necesidades básicas de privacidad, funcionamiento y calidad espacial. Por otro lado, se observaron algunas potencialidades poco aprovechadas y que podían contribuir notablemente con un cambio de “atmósfera” del lugar. La intervención a todas luces se veía mucho más allá de retoques o reparaciones superficiales. Partiendo de esto, se hizo una propuesta general de reforma fundamentada en una idea de arquitectura: el patio jardín.

El orden. Uno de los principales causantes del caos, la incomodidad, y la anarquía existente era la ausencia de elementos claramente definidos, que permitieran que un edificio tan largo pudiera funcionar en varios tramos mediante circuitos cortos. Para esto, lo primero que se planteó fue sustituir las dos únicas pequeñas escaleras situadas aproximadamente en el centro de cada ala lateral del edificio. Se propone ahora que las 4 nuevas escaleras -distanciadas según normativa- no solo ofrezcan conexiones alternativas de circulación sino también generen nuevas zonas independientes desde el propio estacionamiento. También se han propuesto hacia el frente, y equidistante a ellas, dos monolitos blancos que construirán un límite y un umbral de acceso a la zona a intervenir. Además, se han reordenado en la planta baja todas las fachadas de las zonas servidas (puertas y ventanas de habitaciones) y por otro lado se han reubicado todas las zonas de servicio en los extremos frontales (lavandería, almacén, bombas hidroneumáticas, depósito, etc.), en relación directa con la cocina, cafetería, restaurante, etc. que se encuentran en el edificio del acceso desde la calle. En el nivel superior, todo quedó funcionando como estaba: habitaciones a todo lo largo de esa planta. Incluso, pese a no pertenecer al nuevo lenguaje propuesto -pero por estar recién reformada- se respetó la fachada interna existente de esas habitaciones. En resumen, se ha propuesto un nuevo esquema que permite: equilibrar y dar respuesta a la demanda de usos, dar sentido a los elementos y las formas, lograr coherencia en el empleo del material y finalmente generar calidades espaciales distintas. Todo esto buscando siempre una unidad de conjunto.

La forma y el material. Aprovechando la necesidad de privacidad se ha propuesto una nueva fachada a borde de pasillo, a lo largo de toda la parte alta de ambas alas. Esto permitió definir ahora un volumen en volado, que genera un corredor, expresado con las texturas y tonos de una piedra coralina. Para afianzar ese efecto de la gravedad, se ha utilizado un friso liso de tono oscuro para todo el corredor que queda libre en la parte baja del nuevo volumen. El tramo corto de fachada, ubicado al final del patio alargado, funciona como remate de la gran perspectiva, pero a la vez como vínculo de las dos alas largas. Esa relación directa con los laterales, ha permitido hacer un juego visual donde por un lado el código de material y su color han trasgredido la regla y por el otro han mantenido la rigurosidad del módulo de perforaciones. Es decir, allí en esa fachada de fondo desaparece la piedra de arriba y sube el friso verde oscuro para duplicar la escala, Los dos monolitos del acceso han sido tratados como tales: con un material pesado y fuerte en su base como lo es el hormigón y un friso blanco, grueso, y de planos anchos en su parte alta. Las escaleras metálicas y de aspecto muy ligero, por su parte, se ha buscado que contrasten con esa idea de edificio pesado y sólido. Los elementos de circulación, se vinculan a la nueva idea de patio-jardín-estacionamiento, mediante una pantalla estructural que soporta el volado de los peldaños y por otro lado ayuda a consolidar un plano verde de vegetación que sectoriza las zonas en planta baja.

La luz. Así como el orden y el uso de los materiales pretende contribuir con la unidad, la armonía, y la coherencia del espacio, sus formas y sus funciones, el trabajo de la luz en este proyecto ha sido fundamental. Mediante una propuesta muy sencilla de llenos y vacíos, todos distintos entre sí, se han realizado unas perforaciones en fachada que marcan la pauta a unos recorridos sumamente largos en la planta alta. En el tramo corto del final, en la planta baja, también se ha roto la regla con el cerramiento, así como sucede con el color y el material. El corredor de planta baja aquí se cierra con fragmentos matemáticamente iguales, lo que ofrece mucho más dramatismo que en la planta alta. Gracias a todo este nuevo tratamiento de fachadas, la luz a lo largo de todo el día genera distintos escenarios en cada uno de estos espacios del hotel. La luz natural sobre superficies lisas y rugosas, claras y oscuras, y sobre los elementos sólidos y ligeros también hace su trabajo. Las distintas “atmósferas” que allí se generan hoy, gracias a la vegetación incorporada y el aprovechamiento de la luz como recurso de proyecto, definitivamente han vencido la hostilidad y la dureza que imperaba dentro de una cotidianidad muy poco amable.

Finalmente se trata de un proyecto de arquitectura que ha tratado de plantear una idea concreta, aprovechando al máximo tanto lo que existía de construcción, como las condiciones naturales del lugar (luz, vegetación, temperatura, etc.) siempre empleando los mínimos y más sencillos recursos constructivos.

 


Croquis


Maqueta


Renders


Planos


Fotos


Situación Original